Salinas de Euskadi y Navarra

Las salinas de Euskadi y Navarra han vivido épocas mejores, pero han sabido reconvertirse para seguir ofreciendo sal de gran calidad

La sal ha tenido una gran importancia en la antigüedad, ya que permitía la conservación de los alimentos durante largos periodos. Gracias a ello, pequeñas poblaciones prosperaron y han conseguido renombre y reconocimiento incluso en el exterior.
Vamos a realizar una ruta por algunas de la salinas de Euskadi y Navarra.

Salinas

Salinas de Añana / Gesaltza Añana

Las salinas más importantes y conocidas son sin duda las de Salinas de Añana. La producción de sal en este valle se viene realizando desde la prehistoria, aproximadamente desde hace 7.000 años. En esa época la técnica de producción era distinta a la actual. El salmuera (agua salada) que fluía de los manantiales se calentaba al fuego, provocando la evaporación del agua quedando únicamente la sal (evaporación forzada).

En torno al siglo I a.e.c. los romanos modificaron el proceso productivo, aumentando considerablemente la cantidad de sal obtenida. Se construyeron terrazas (eras) para exponer la salmuera a los agentes climáticos, sol y viento, y producir la evaporación del agua de forma natural. Con algunas variaciones, es el mismo método que se sigue utilizando actualmente.

Las salinas de Añana fue un negocio rentable hasta mediados del siglo XX. La mejora de las comunicaciones permitió a las salinas marinas y las minas de sal acaparar el mercado por sus bajos costes de producción. Esto originó el abandono paulatino de las eras, pero en los últimos años se ha revertido la situación, y la sal vuelve a cubrir las terrazas del Valle Salado.

Leintz-Gatzaga

Las antigüedad de las salinas de Léniz se ha podido datar al menos desde la Edad de Hierro gracias a restos arqueológicos encontrados junto al manantial. El clima de la zona no permite la evaporación natural del agua por lo que se estableció un sistema de producción forzada. Para ello la salmuera se vertía en una dorla (caldera de hierro), y se ponía al fuego para evaporar el agua y obtener la sal. La producción era gestionada por los habitantes de la villa.

En 1834 las salinas quedaron destruidas por unas inundaciones, y la producción tradicional se abandonó. La empresa Producto Léniz retomó la producción de sal, construyendo un sistema hidráulico para extraer la salmuera del pozo (sistema similar al que podemos ver actualmente en el museo).

A mediados del siglo XX comenzó el declive de la empresa que llevaría al cierre en 1972. El último intento fue utilizar el manantial para producir lejía mediante electrólisis pero la experiencia solo duró un par de año.

El ayuntamiento adquirió las salinas a finales del siglo XX, reconstruyendo las instalaciones que se han convertido en un ekomuseo. Se ha recuperado la producción artesanal priorizando la producción de sal de calidad sobre la cantidad. Actualmente una caldera de biomasa proporciona el calor necesario para provocar la evaporación el agua.

Salinas de Oro / Jaitz

El primer testimonio escrito de las salinas data de finales del siglo XV, aunque se cree que su origen es bastante anterior a esta fecha.

En la década de 1940 una empresa conservera adquirió unos 2.000 eras, y construyó una fábrica para obtener sal mediante evaporación forzada. Pero la sal obstruyó la instalación, que explotó, y la empresa abandono el proyecto.

La familia Gironés Asiáin compró las eras y comenzó a explotarlas de forma tradicional. Salinas de Oro es uno de los pocos lugares que han explotados sus salinas de forma ininterrumpida.

Buradon Gatzaga / Salinillas de Buradón

También en territorio alavés se encuentra Salinillas de Buradón. Ubicada en un punto estratégico en la frontera entre los reinos de Navarra y Castilla, en el siglo XIII se fundó la villa junto al manantial salino. La producción de sal estuvo en activo hasta el siglo XIX que dejó de ser rentable.

Actualmente la salmuera es utilizada por una empresa conservera que la recoge en camiones cisterna.

¡Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *