San Valerio, la ermita de los mineros

Visitamos en Arrasate el barrio Meatzerreka para conocer su pasado y la relación de la ermita de San Valerio con la explotación minera de la zona.

No es posible entender la historia de Arrasate sin hablar del hierro y su transformación, que tanto prestigio le han dado. No es casualidad, que el valle que une el monte Udalaitz, donde se encontraban las minas de este mineral, con la villa, se llame Meatzerreka.

En este valle, en 1434, la cofradía de mineros, Cofradía de Venaqueros de San Valerio, redactó sus primeras ordenanzas donde aparece la primera referencia conocida a la ermita de San Valerio.

Por las ordenanzas de la cofradía, conocemos que esta ermita no solo era su lugar de culto sino que podríamos clasificarla como centro social de los cofrades hasta 1950 cuando se disolvió. Sus miembros se encargaban del mantenimiento y reforma de la ermita, que inicialmente debía ser de madera, y a la que con el paso de los años se le añadió el coro, presbiterio y sacristía.

Exteriormente el edificio es bastante sobrio, pero nada más entrar llama la atención la bóveda de madera del presbiterio, fechada en la primera mitad del siglo XVI. Construida en estilo gótico tardío formando una bóveda de crucería, está decorada con una policromía en base a motivos geométricos.

Esta ermita es la única de Euskadi consagrada a San Valerio. Se cree que el motivo de su devoción pudo ser la estancia de este santo en una cueva del monte Udalaitz, que como hemos comentado era el lugar desde el que se extraía el hierro.

Ermita de San Valerio baseliza

Meatzerreka Auzoa Auzoa, 9
20500 Arrasate/Mondragón, Gipuzkoa

Puedes concultar más información sobre el recorrido aquí.

¡Compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

3 respuestas

  1. Llevo toda la vida investigando ese barrio, el de Meatzerreka, del que procede una rama de mi familia desde tiempo inmemorial. De hecho me hice historiadora escuchando la vida de mi amama, que creció en uno de sus caseríos. Es cierto, no se entiende la historia de la villa medieval de Mondragón y sus vicisitudes sin ese barrio a la sombra del imponente Udalatx. Puede que no se comprendan algunos de los sucesos históricos más relevantes del País Vasco sin la cofradía de San Valerio. Me encanta transmitir mis investigaciones a la gente si alguna vez queréis redescubrir Meatzerreka y Mondragón junto a mí, sois bienvenidos.

    1. Muchas gracias por tu invitación. La visita fue muy interesante y nos sirvió para conocer el barrio y el origen del afamado del hierro de Mondragón. Volveremos y esperemos que esta vez podamos coincidir.

      1. Pues será un placer. Os avisaré cuando haga algo especial como en fiestas del barrio (este año no sé como andará eso) u organice una salida a la cueva de Galarra donde fui codirectora del trabajo de prospección arqueológica. De San Valerio supongo que el geólogo que os guió ya os hablaría largo y tendido ya que el conoció esa ermita conmigo y otro amigo mío de Meatzerreka.

        La verdad es que es admirable el trabajo de difusión que realizáis. Eskerrik asko!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *